viernes, 31 de mayo de 2013

¿Demasiado azar? (I): los magnicidios de Lincoln y Kennedy

Hace cuatro años que publiqué este in albis en el número 6 de la revista Quadernos de Criminología pero –curiosamente– el azar ha querido que no lo subiera al blog hasta hoy cuando empecé a escribir sobre las extrañas circunstancias que rodearon los asesinatos de otros dos presidentes de los EE.UU., los más desconocidos Garfield y McKinley, que veremos en la segunda parte de esta entrada. En estos casos suelo recordar una frase de Voltaire: la casualidad no es más que la causa ignorada de un efecto desconocido. El escritor francés retomó la idea de un antiguo filósofo alejandrino llamado Hermes Trismegisto cuando estableció los siete principios herméticos en su libro Kybalión [1]; el sexto se titulaba causa y efecto y señalaba que toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la ley; la suerte o el azar no son más que el nombre que se le da a la ley no reconocida.

Según el Diccionario de la RAE, un magnicidio es la muerte violenta dada a persona muy importante por su cargo o poder. Desafortunadamente, la historia de la Humanidad ha conocido numerosos ejemplos de estos crímenes: desde el emperador Julio César hasta Indira Ghandi, pasando por Cánovas del Castillo [uno de los cinco presidentes españoles que fueron asesinados en un margen de poco más de un siglo, junto a Juan Prim, José Canalejas, Eduardo Dato y Luis Carrero Blanco], el zar Nicolás de Rusia y su familia, el Jefe del Estado egipcio Anwar El Sadat o la popular emperatriz Sissí; pero no me cabe ninguna duda de que, hablando de magnicidios, en la mente de todos tenemos el recuerdo de los presidentes Lincoln y Kennedy. Lo más sorprendente es que la vida –y la muerte– de ambos políticos tuvo numerosos elementos en común; no tantos como asegura la leyenda urbana pero sí los suficientes como para despertar una sana curiosidad por sus coincidencias.

Abraham Lincoln fue elegido congresista en 1846, mientras que John F. Kennedy obtuvo su escaño para el Congreso en 1946; en ambos casos, los dos políticos lograron ser presidentes de los Estados Unidos: Lincoln en 1860 (venciendo en las elecciones al candidato demócrata, Stephen Douglas, nacido en 1813) y Kennedy, de nuevo, 100 años más tarde: en 1960 (imponiéndose a Richard Nixon, que nació en 1913). Esta pauta del siglo también se mantiene con sus respectivos vicepresidentes: en el primer caso, Andrew Johnson fue un sureño nacido en 1808; y, en el segundo, Lyndon B. Johnson –con idéntico apellido– también procedía de los Estados del Sur y había nacido, como era de esperar, en 1908.

Durante los mandatos de ambos presidentes, la Casa Blanca se preocupó por el desarrollo de los Derechos Civiles de los estadounidenses y, por ello, los dos se granjearon numerosos enemigos, incluso dentro de las filas de sus propios partidos, por el modo de gestionar cuestiones tan importantes como la esclavitud y la Guerra de Secesión o los Derechos de la comunidad afroamericana y la crisis de los misiles rusos en Cuba, respectivamente.

Al final, como ya sabemos, Lincoln murió asesinado de un tiro en la cabeza en un palco del Teatro Ford, de Wáshington, en 1865; y a Kennedy le dispararon, también en la cabeza, durante una visita a Dallas en una limusina descapotable del modelo Lincoln de la marca Ford, pero no ocurrió en 1965, sino en 1963. Lo que también es cierto es que ambos líderes fueron asesinados un viernes, delante de sus esposas y por presuntos magnicidas que tampoco llegaron a ser condenados por sus actos ya que los dos presuntos criminales –John Wilkes Booth [al grito de sic semper tyrannis] y Lee Harvey Oswald, respectivamente– fueron asesinados a su vez por los disparos de Boston Corbett y Jack Ruby antes de llegar a juicio.

Los juegos cabalísticos no terminan ahí: los nombres de los dos magnicidas tienen 15 letras y los apellidos de los presidentes, 7; Lincoln murió con 56 años y Kennedy a los 46... Imagino que si pretendemos hallar similitudes entre acontecimientos históricos puede que las encontremos pero que coincidan tantas, a priori, es verdad que parece difícil. En todo caso, lo que sí sería realmente preocupante es que un joven político, comprometido con los ciudadanos, fuese elegido congresista de los EE.UU. en 2046 y que llegara a la Casa Blanca en 2060 con un vicepresidente sureño nacido en 2008 que se apellidara Johnson. Entonces sí que tendríamos razones para asustarnos.

PD Citas: Kybalión. México D.F.: Editores Mexicanos Unidos, 2ª ed., 1999, p. 22.

NB: En España también se puede buscar cierto paralelismo entre los magnicidios de los presidentes Eduardo Dato y José Canalejas; ambos Jefes de Gobierno nacieron en la provincia de La Coruña, estudiaron derecho y fueron asesinados por anarquistas un viernes, de 1912 y 1921, respectivamente.

3 comentarios:

  1. Me encanta el post. Genial como todos.

    ¿Se atreve usted a mojarse con lo que le pasó al ex Juez Ferando Ferrín Calamita?

    Aquí le doy algo de material, para empezar:

    Testimonio brutal del ex juez Ferrin Calamita y su mujer. Exorcismo, Masoneria, Medjugorje...etc
    To:

    Dan testimonio el ex juez español Fernando Ferrín Calamita, y su mujer Asun. Ferrín calamita fue expulsado injustamente de la carrera jucidial, su libro "YO VÍCTIMA DE LA CRISTOFOBIA" lo cuenta detalladamente. Tanto él como su mujer tuvieron que asistir por casi dos años al exorcista de Murcia, el padre Salvador, célebre por el libro de Zabala "ASÍ SE VENCE AL DEMONIO" para ser liberados del poder del mal.
    Que un juez y su mujer hablen abiertamente de esto en una conferencia no tiene desperdicio, es un testimonio de la existencia del mal, del maligno, de saber cómo defenderse, etc importantísimo.
    Cuentan como existen en España, asociaciones de poder clandestinas, como la masonería que hacen satanismo para obtener su fines. Que esto lo cuente este juez valientemente y su mujer, ella miembro de toda la vida del Opus Dei le da un plus de credibilidad muy importante.
    Son casi 40 minutos, pero recomiendo encarecidamente verlo, te puede cambiar la vida.
    También el matrimonio del juez y su mujer cuentan su experiencia sobrenatural en Medjugorje.
    El vídeo lo ha subido a You Tube Victoria Uroz,que es médico muy vinculada con movimientos católicos provida y conferencias sobre el matrimonio católico,y es mujer del periodista de los telediarios de Intereconomía Luis Losada Pescador, que le hace el prólogo al libro de Calamita.

    Todo real y de personas conocidas, que valientemente dan su testimonio.No lo desaproveches y ve el vídeo.

    POR FAVOR, TANTO SI VES EL VÍDEO COMO SINO, DALE LA MAYOR DIFUSIÓN POSIBLE. ESTO SE TIENE QUE SABER.

    El enlace de Youtube es este: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=uCvX0IEnNR0#!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Boss. Habrá que echar un vistazo a tu propuesta ;-)

      Eliminar
  2. Tiene miga lo que le sucedió al ex Juez. He leido el libro que escribió el ao pasadao y espanta de las cosas que suceden en la justicia. Yo me conocía algunas cuantas, veo que esto da mucho más de sí de lo que yo pensaba. Ahí queda.

    Muchas gracias y un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...