miércoles, 25 de mayo de 2011

El pavimento de los túneles

Desgraciadamente, en muchas ocasiones, la normativa se modifica después de que se haya producido algún siniestro grave que obliga a los legisladores a replantearse las medidas de seguridad previstas en las leyes. Así ocurrió en 2004 con los túneles.

Como señaló la propia Unión Europea, a raíz de los incendios que se produjeron en los túneles de Mont Blanc (entre Francia e Italia) y Tauernes (Austria) en 1999 y en el túnel del Gothard (Suiza) en 2001, quedaron claras las consecuencias que pueden tener estos accidentes en términos humanos y económicos: decenas de muertos y heridos y corte de los principales ejes europeos durante meses o incluso años; por ese motivo, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea aprobaron la Directiva 2004/54/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril, sobre requisitos mínimos de seguridad para túneles de la red transeuropea de carreteras que, en el caso español, se traspuso a nuestro ordenamiento jurídico mediante el Real Decreto 635/2006, de 26 de mayo, sobre requisitos mínimos de seguridad en los túneles de carreteras del Estado.

En su exposición de motivos, el Gobierno de Madrid indicó que los túneles de carretera son elementos que (…) merecen una atención especial. No es porque en ellos se produzcan más accidentes que en otros puntos del trazado de las carreteras, sino porque cualquier incidencia grave que les afecte puede provocar alarma social, dadas (…) las dificultades de rescate o evacuación, el dramatismo provocado por el confinamiento o el trastorno que para el sistema de transportes puede suponer el cierre temporal de un tramo viario.

Con el objetivo de acondicionar los túneles existentes, reforzando sus equipamientos de seguridad, así como al de los nuevos túneles, extremando sus condiciones de diseño para hacerlos más seguros para el usuario, se establecieron una serie de medidas de seguridad que, posteriormente se desarrollan en el anexo I. Es ahí donde se regula que (…) en túneles de más de 1.000 metros se empleará pavimento de hormigón con aditivos coloreantes para que proporcionen suficiente contraste con las marcas viales; es decir, que a diferencia de las carreteras a cielo abierto, las que transcurren bajo túneles no son de asfalto sino de hormigón porque éste no es inflamable ni emite gases venenosos. La de veces que habré cruzado por el túnel de la A-6 entre Madrid y Segovia y nunca me he parado a pensar de qué material era el firme de la carretera (digo parar, lógicamente, en sentido figurado; no vayamos a montarla ahora por comprobar si es de hormigón o asfalto ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...