miércoles, 14 de noviembre de 2012

El reverendo King y Star Trek

La famosa serie de televisión de los años 60 empezó a emitirse el 8 de septiembre de 1966 en la cadena NBC (casualidades de la vida, nací el mismo día aunque unos años después de que la tripulación de la Enterprise despegase con destino a la última frontera: el espacio). Desde entonces, Star Trek se ha convertido en un verdadero fenómeno social, con miles de seguidores en todo el mundo (los trekkies), y ha dado lugar a varias secuelas televisivas, una serie de dibujos animados y una docena de largometrajes para la gran pantalla. En sus primeros capítulos, el capitán Kirk comandaba la tripulación originaria encabezada por el inolvidable Sr. Spock, además de Scotty, Chejov, Uhura, Sulu y MacCoy. Todos ellos tenían la misión de explorar mundos desconocidos y descubrir nuevas vidas y civilizaciones hasta alcanzar lugares a donde nadie ha podido llegar… como recordaban al comienzo de cada episodio.

Una de las principales señas de identidad de esta saga espacial proviene del marcado carácter filosófico que los guionistas otorgaban a sus personajes; de ahí que algunos autores –como el recomendable libro Star Trek y los Derechos Humanos, de Robert Alexy y Alfonso García Figueroa (Valencia: Tirant lo blanch, 2007)– hayan reflexionado sobre esta serie pero desde el punto de vista de la filosofía del derecho; por ejemplo, al plantearse si el personaje del androide Data podría ser titular de nuestros Derechos Fundamentales. El curioso título de este in albis es otro buen ejemplo de la trascendencia jurídica y social que llegó a tener esta serie en su época.

Como tuvimos ocasión de mencionar al comentar el cuadro de Norman Rockwell El problema con el que convivimos todos, en EE.UU., durante los años 60, la segregación racial constituyó un auténtico problema social. En ese contexto, cuando finalizó la primera temporada de Star Trek, la actriz Nichelle Nichols –que interpretaba a la oficial de telecomunicaciones de la nave, la teniente Uhura (libertad, en idioma suahili)– se planteó abandonar la serie por la escasa trascendencia que tenía su personaje y fue el propio Martin Luther King, defensor de los Derechos Civiles y activista contra la discriminación que sufrían los negros en su país, quien persuadió a la actriz de que continuase con aquel papel por la relevancia que suponía para su comunidad que una mujer afroamericana formara parte de la tripulación que dirigía la Enterprise, como ejemplo y modelo a seguir por todos; un símbolo de la igualdad que defendía el reverendo King.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...