lunes, 1 de febrero de 2016

La Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE)

Desde mediados del siglo XIX, el estadista belga Adolphe Quetelet –célebre por sus leyes térmicas– promovió la celebración de diversos congresos internacionales para que los expertos en este campo, tanto gubernamentales como académicos, compartieran sus conocimientos y experiencias; como resultado práctico, aquellas reuniones dieron lugar a la fundación del Instituto Internacional de Estadística (más conocido por sus siglas en inglés: ISI (de International Statistical Institute), en Londres (Gran Bretaña), en 1885; una asociación que aún desarrolla sus actividades desde su sede permanente en La Haya (Países Bajos). En los años previos a la creación del ISI, aquellas reuniones informales sirvieron para establecer, en 1850, la denominada Lista Internacional de las Causas de Muerte que, posteriormente, fue adoptada por el Instituto Internacional de Estadística en 1893 y que, con el paso del tiempo, acabó siendo el origen de la actual Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE); en inglés: International Classification of Diseases (ICD).

Tras la II Guerra Mundial, la Organización Mundial de la Salud –uno de los quince organismos especializados de las Naciones Unidas– asumió la responsabilidad de gestionar la CIE en 1948, cuando se adoptó su sexta revisión (CIE-6) e incluyó, por primera vez, las causas de morbilidad (la proporción de personas que enferman en un lugar y tiempo determinado). A partir de ese momento, la Asamblea Mundial de la Salud –el órgano que desarrolla los trabajos de la OMS– adoptó el Reglamento de Nomenclaturas que estipula el uso de la CIE por todos sus Estados miembro, en 1967. En la actualidad, la décima revisión de esta clasificación (CIE-10) fue respaldada por la Asamblea en 1990 y empezó a utilizarse cuatro años después (se calcula que la CIE-11 estará lista para 2018).

Los tres volúmenes de la CIE-10 [1) La clasificación propiamente dicha; 2) El manual de usuario con los procedimientos para el registro, codificación y selección de la causa básica de defunción; y 3) El índice alfabético que ayuda al usuario a localizar los códigos respectivos para cada término diagnóstico anotado por el médico] constituyen uno de los estándares internacionales más usados para elaborar estadísticas de morbilidad y mortalidad en el mundo.

Como ha señalado la OMS: El propósito de la CIE es permitir el registro sistemático, el análisis, la interpretación y la comparación de los datos de mortalidad y morbilidad recolectados en diferentes países o áreas, y en diferentes momentos. La clasificación permite la conversión de los términos diagnósticos y de otros problemas de salud, de palabras a códigos alfanuméricos que facilitan su almacenamiento y posterior recuperación para el análisis de la información. La CIE puede utilizarse para clasificar enfermedades y otros problemas de salud consignados en muchos tipos de registros vitales y de salud.

Junto a la Clasificación Internacional de Enfermedades, el otro gran sistema estandarizado es el famoso Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría [American Psychiatric Association (la APA de los estilos de cita)] desde 1952; la actual versión es el DSM-5, de mayo 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...