martes, 15 de octubre de 2013

Las ONG y el sistema de la ONU

La primera referencia jurídica internacional que utilizó la expresión organizaciones no gubernamentales fue el Art. 71 de la Carta de las Naciones Unidas que se firmó en San Francisco (EE.UU.), el 26 de junio de 1945, al establecer que El Consejo Económico y Social [ECOSOC] podrá hacer arreglos adecuados para celebrar consultas con organizaciones no gubernamentales que se ocupen en asuntos de la competencia del Consejo. Podrán hacerse dichos arreglos con organizaciones internacionales y, si a ello hubiere lugar, con organizaciones nacionales, previa consulta con el respectivo Miembro de las Naciones Unidas; aunque este precepto demuestra la estrecha relación de las ONG con la ONU desde que se creó esta organización tras la II Guerra Mundial, el primer documento específico que reguló aquellos arreglos adecuados fue la resolución de ECOSOC 1296 (XLIV), de 23 de mayo de 1968 que, casi tres décadas más tarde, se sustituyó por la actual Resolución 1996/31, de 26 de julio, para ampliar la acreditación de las ONG subregionales, regionales y nacionales como entidades consultivas del Consejo Económico y Social de la ONU (y no solo las de ámbito internacional, como sucedía hasta entonces).

Actualmente, las ONG pueden participar en el sistema de las Naciones Unidas, interactuando con sus principales órganos. De acuerdo con el mencionado Art. 71 de la Carta, la vía fundamental para que estas organizaciones colaboren con la ONU es el Consejo Económico y Social, participando en mayor o menor grado en función del carácter que se les haya reconocido: estatus general [grandes ONG internacionales cuyos intereses abarcan la mayor parte de la agenda del ECOSOC; pueden hablar ante los delegados, hacer declaraciones de hasta 2.000 palabras, introducir temas en la agenda y proporcionar un informe cuatrienal resumiendo sus contribuciones a la ONU]; estatus especial [para las ONG con competencia especial en algunos ámbitos de actividad del Consejo; también proporcionan un informe cuatrienal, pero no pueden incluir temas en la agenda y sus declaraciones escritas no deben superar las 500 palabras] y estatus roster [concierne a las ONG que se dedican a uno o varios temas específicos; al estar inscritas en una lista (roster) pueden asistir a las reuniones pero no pueden hablar ni hacer declaraciones].

Asimismo, las ONG pueden participar en las audiencias interactivas que la Asamblea General de la ONU organiza desde junio de 2005, o en las reuniones y sesiones informativas informales del Consejo de Seguridad que obtiene la contribución de las organizaciones no gubernamentales bajo la denominada fórmula Arria [una reunión informal y oficiosa con expertos, que permite a los miembros del Consejo de Seguridad cambiar impresiones de manera confidencial; debe su nombre al apellido del embajador venezolano Diego Arria que inició esta práctica en 1992]. Finalmente, desde 1975, existe el Servicio de Enlace de las Naciones Unidas con las ONG [SENG, por sus siglas en castellano; NGLS, en inglés: Non-Governmetal Liaison Service] como un programa interinstitucional que persigue tender puentes entre la ONU y la sociedad civil. Una vez acreditadas, las organizaciones no gubernamentales también pueden asociarse al Departamento de Información Pública [DIP] para difundir los mensajes de las Naciones Unidas en el mundo.

Pese a su creciente trascendencia y a que las ONGs han alcanzado un gran protagonismo en el contexto internacional, participando en la elaboración de las normas internacionales y vigilando su aplicación, de modo que, hoy en día, están presentes en todas las etapas del proceso codificador [GARCÍA RUIZ, C. R. ONGs y Derecho Internacional. Su influencia en la elaboración de normas internacionales. Madrid: Iustel, 2007, pp. 320-322] lo cierto es que, en el ámbito del Derecho Internacional, aún se echa en falta una definición jurídica, unánimemente aceptada, que abarque esa pluralidad de organizaciones de iniciativa social, independientes de la administración pública, que se dedican a actividades humanitarias, sin fines lucrativos [según el Diccionario de la RAE].

En el ámbito europeo, por ejemplo, consciente de la contribución fundamental de las ONG, el Comité de Ministros del Consejo de Europa las definió como aquellas entidades u organizaciones voluntarias autorreglamentadas, establecidas para lograr los objetivos esencialmente no lucrativos de sus miembros o fundadores [Recomendación CM/Rec (2007) 14, de 10 de octubre].

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...